Matías Sánchez es un jugador de fútbol argentino nacido en 1987. Actualmente juega como volante central en el Temperley, un equipo de la Primera División de Argentina. Mide tan solo 1,73m y es apodado cariñosamente Maty por sus amigos y por la prensa. Actualmente lleva el dorsal 7.

A pesar de su corta edad, Sánchez cuenta con muchos años de experiencia en el fútbol. Su trayectoria empezó en el equipo infantil de su barrio, en Lomas de Zamora, llamado Olimpia. Ya desde sus inicios llamó la atención su buen rendimiento y fue trasladado a Banfield, donde inició su carrera futbolística como tal.

No fue hasta 2006, con tan solo 18 años, que se estrenó en la Primera División Argentina con el Racing, en un partido contra los Boca Juniors que acabó con una derrota de 0 a 3. En 2008 jugó ya prácticamente todos los partidos de liga de su equipo, y al año siguiente fue transferido al Estudiantes. Con este equipo llegaría a ser subcampeón de la Copa Sudamérica, perdiendo en el tiempo extra en un reñido partido. En 2009 ganó la Copa Libertadores con el Estudiantes y gracias a ello el equipo participó en el mundial de clubes, donde perdió en la final contra el Barcelona. Posteriormente fichó, por este orden, por el Columbus Crew, el Arsenal de Sarandí, el Levadiakos -un equipo griego, que constituyó su primera y última incursión en el fútbol europeo y duró apenas unos pocos meses- y el Unión de Santa Fe. Finalmente, y tras pasar por varios equipos más, en 2016 ha acabado cumpliendo sMatías Sánchezu sueño de infancia: jugar en el Temperley, partido del cual es hincha.

Sánchez ha formado parte de la Selección Sub-20 de Argentina y fue seleccionado Campeón Sub-20 en la Copa Mundial disputada en Canadá, donde jugó seis partidos y consiguió el sexto puesto mundial para Argentina junto con sus compañeros de equipo.